silueta humana con engranajes en su cabeza e información de todo tipo alrededor

¡TRES APUNTES DE NEUROCIENCIA PARA MEJORAR EL APRENDIZAJE!



Te presentamos tres datos acerca del desarrollo cerebral que pueden ayudarnos a entender mejor lo que sabemos sobre el aprendizaje de los estudiantes a lo largo de sus vidas.

1. El desarrollo del cerebro en la primera infancia y la adolescencia es clave

El cerebro pasa por un período de desarrollo que va desde antes del nacimiento del niño hasta alrededor de los 24 años. Durante la primera infancia, especialmente durante los primeros tres años de la vida del niño, el cerebro experimenta un período de gran crecimiento y desarrollo, siendo mucho más impresionable que el cerebro de un adulto. Pero además, el desarrollo cerebral también se ve afectado por factores como la interacción con la familia, los amigos y la comunidad, así como por características personales y por la genética. Padres, parientes, cuidadores, maestros y educadores, todos tienen en sus manos la oportunidad y la responsabilidad de jugar un papel primordial en definir estas experiencias claves para el desarrollo cerebral.

2. El estrés crónico afecta el aprendizaje

En el campo de la neurociencia se sabe que ambientes de estrés crónico pueden tener un efecto directo en el desarrollo de niños y adolescentes, y que éste efecto está directamente rrelacionado con resultados psicológicos y educativos. Así, la exposición crónica al estrés puede llevar al niño a reaccionar mediante respuestas emocionales extremas a un estrés común y diario, lo que afectará a su seguridad en sí mismo. Anatómicamente, también puede afectar el desarrollo de la corteza prefrontal, lo que impacta en la capacidad de autorregulación, planificación y función ejecutiva. Niños y jóvenes que han crecido en comunidades vulnerables, en las que se enfrentan a adversidades como pobreza, violencia en la comunidad y servicios básicos limitados, pueden considerarse que viven en condiciones de estrés crónico. Los conocimientos de la neurociencia pueden ayudarnos a entender cómo ajustar las escuelas y las pedagogías para atender las necesidades de estos estudiantes.

3. Actividades adecuadas en el salón de clases pueden mejorar significativamente el desarrollo cerebral durante un período corto de tiempo

Desarrollar actividades relevantes y dar el apoyo apropiado, en contextos escolares positivos, pueden dar como resultado mejoras visibles en la estructura cerebral en un período corto de tiempo. La atención debe ponerse en equipar a los maestros con las herramientas necesarias para crear experiencias positivas e interacciones que puedan llevar a esas mejoras, no sólo en el desarrollo neurológico del niño o el joven, sino también en su desarrollo cognitivo, social y emocional. Por ejemplo, algunas escuelas ya implementan técnicas prácticas para mejorar la función ejecutiva, mientras que otras usan meditación para ayudar a lidiar con ciertos comportamientos.


FUENTE: web Enfoque Educación. Autor: Ryan Burgess.